Se acerca fin de año y necesitamos sacar fuerzas de dónde no hay..... o la historia de los tres pasos del convencimiento.

Introducción

En muchos lugares, llegar con energías de sobra a Noviembre, es casi un milagro.

Ya sea por las crisis económicas, complejidades sociales, temas personales y/o familiares, decisiones aún no tomadas o cualquier otro motivo (pueden haber tantos motivos como seres humanos, casi), Noviembre traer el efecto emocional de “lo que no hice hasta ahora, lo dejo para el año que viene”.

Y tanto las empresas, los equipos de trabajo como nosotros - los individuos - estamos muy entretenidos resolviendo la mayor cantidad de temas posibles, o al menos intentando no recibir nuevos.

Eso hace que la energía vaya menguando, y que en el mismo momento en que podemos planear nuestras vacaciones (o al menos buscar precios), necesitemos ese empujón para terminar bien el último trimestre del año.

Imagine si ahora tuviese las mismas ganas de cambiar el mundo, que cuando tenía al regreso de su última vacación. Si al igual que a mi, las energías fueron disminuyendo y ahora estamos afrontando los últimos días antes del nuevo año.


¿Qué hago entonces?

A partir de una simple pregunta como la de éste título me llevò a indagar en las ciencias de la motivación. Al rebuscar entre el material online, algunos textos que tengo disponible y otros lugares más, recordé que hay sólo tres cosas que hay que recordar para motivar a alguien o motivarse a sí mismo en forma efectiva.


Los tres pasos del convencimiento: Objetivo, aprendizaje, celebración.

Necesitamos un objetivo. Sin dudas, y que sea claro, alcanzable, desafiante, medible y razonable. Ya sea que vamos a lograr incrementar nuestras ventas en un X % o que vamos a caminar al menos 10.000 pasos al día para bajar 1/2 kilo en un mes (mi caso).

En caso que ese objetivo sea excesivo, seguramente nos enfrentaremos a una instancia de sufrimiento o ansiedad; dada la misma realidad de incumplimiento que sabemos. O en el caso que sea demasiado sencillo, nos aburriremos. Como si mi objetivo fuera lavarme los dientes todas las mañanas. Done, listo, aburrido.

Al tomar un objetivo que nos implique concentrarnos, desafiar nuestra quietud para generar un nuevo movimiento, tener la oportunidad de pensar en cómo mejorar, reducir, rediseñar o simplificar algo sin dudas es un buen punto de partida para que la motivación tenga al menos una base sustentable.

Identifiquemos el aprendizaje. ¿Se ha dado cuenta que cuando Usted aprende un conocimiento específico, al momento de internalizar siente una especie de gratitud? La mayor solidez que ese conocimiento le ofrece permite que el aprender sea algo que lleva más tranquilidad a nuestro razonamiento. Si sé cómo resolver algo, o al menos como empezar a buscar la respuesta, sin dudas encontraré la forma de arreglar o corregir la problemática. Y la identificación del aprendizaje puede ser tan general como “ahora entiendo algo de tema X” o “soy un especialista en el tema X”.

¡Celebremos! ¿Alguien dijo que ya podemos descorchar? El evento que consolida la motivación - a nivel neuronal - es la celebración del éxito. Y eso significa que si completamos el desafío que nos habíamos propuestos, necesitamos encontrar el tiempo y el lugar para realizar una celebración al respecto. Puede ser desde una monería (gesto ridículo) ante el espejo que nos cause gracias, decir en voz alta una frase que tomemos como hito “YEAH!” o algún tipo de momento para compartir desde un sándwich hasta una botella de champagne. Claro está, de acuerdo al tamaño del objetivo propuesto y el esfuerzo en superar dicho objetivo…


Desenlace

El cierre de ésta nota tiene mucho que ver con el título: se acerca fin de año y necesitamos sacar fuerzas de dónde no hay. Si aplica la reglita de Objetivo+Aprendizaje+Celebración, seguido de Objetivo+Aprendizaje+Celebración y por último un poco de Objetivo+Aprendizaje+Celebración; estoy completamente seguro que su empuje, su energía y predisposición en general será lo que le permita lograr y superar esos objetivos que aún nos quedan para terminar el año.

Y si por algún motivo prefiere que charlemos acerca de Objetivo+Aprendizaje+Celebración, con todo gusto le invito la primera hora de consultoría! :)

Gracias por su tiempo en leer ésta nota.



Clientes y Alianzas que nos inspiran con cada desafío.